botellaPlanta.png

Con nuestra experiencia, convertimos los problemas
de residuos urbanos en Oportunidades

El arte de tirar la basura

Móviles con la pantalla rota, electrodomésticos desvencijados, ropa deshilachada, libros con el lomo colgando: nuestra bolsa de basura es tan diversa como tipos de seres humanos hay en el mundo. Y si el ser humano es un 70% agua, lo que tiramos al cubo también tiene una composición específica: 40% es materia orgánica; 20% envases comerciales; 13% enseres varios; 8% envases domésticos... Además de vidrio, textil, celulosa, madera y un largo etcétera de materiales difíciles de contabilizar. Según The Waste Atlas, cada español genera de media al año unos 450 kilos de desperdicios. Y ante tal universo de objetos de los que deshacernos conviene sacarse cuanto antes el título en basurología.

La industria del vidrio tiene caché

El mercado español de los envases de vidrio cayó un 10% de 2007 a 2009, desde entonces ha crecido pero no se terminará de recuperar hasta dentro de un par de años porque es un sector maduro. Las exportaciones han salvado la producción de los fabricantes, que volvió a niveles precrisis en 2015 (2,34 millones de toneladas y casi 7.500 millones de unidades). España es el quinto productor europeo de este mercado. Sin embargo, el crecimiento de las exportaciones es limitado y no tirará mucho más del sector, por lo que está obligado a buscar alternativas para subsistir a largo plazo.

PET, filamento para Impresión 3D

Esta semana el equipo de 3Dnatives hablo con B-pet, empresa argentina que se dedica a crear filamentos a partir de uno de los plásticos más utilizados en el mundo el teraftalato de polietileno o mejor conocido como PET.

Esta es una de las primeras empresas en Latinoamérica con una propuesta medioambiental en la impresión 3D. Sus materiales ofrecen tres características principales: son más resistentes que el ABS, cuidan el ambiente y tienen un precio mucho más accesible.